Skip to content

Comentar no es participar

6 junio, 2010

La posibilidad de comentar las noticias ha abierto un campo abonado a necedad. Por eso me alegré de leer el pasado domingo un artículo que cuestiona el papel de los comentarios. Lo firma Pere Vilanova, identificado como catedrático de Políticas de la Universidad de Barcelona y analista en el Ministerio de Defensa, y es de Público. Me interesa este párrafo:

Por ejemplo, comparen ustedes la naturaleza y funciones que cumplían (de hecho, cumplen todavía pero de modo marginal) las “cartas al director” de cualquier diario tradicional, con esas enojosas ventanillas que aparecen al final de una noticia del mismo periódico en digital, en las que entra todo tipo de personajes, básicamente para dos cosas: denigrar o insultar al autor o al tema objeto de la noticia, e insultarse entre sí en cuanto hay más de dos en liza. Las cartas al director eran breves, formalmente muy corteses, y había que poner nombre, apellidos y DNI. Ahora nada de nada: cualquiera dice cualquier cosa, de modo que, a la larga, el lector acaba procesando noticia e improperios de modo confuso. Al final, análisis (o argumentos) e improperio acaban “fusionándose”.

Los medios generalistas han permitido en principio en sus ediciones online comentar las noticias sin identificarse (¡para las cartas al director te piden hasta tu número de DNI!). Ahora mismo, elmundo.es tiene una opción para comentar de forma anónima, elpais.es pide un nombre y una dirección de correo y publico.es obliga a registrarse para comentar, lo que supone aceptar unas normas.

La restricción de Público tiene un riesgo: estoy segura de que limitar la posibilidad de comentar reduce las visitas. Sin embargo, tiene sentido y lo explican en sus normas: lo que pretenden es “garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante”. ¿Lo consiguen?

La noticia “Hartos de tener que llevar los pantalones” tiene 39 comentarios. Entre ellos, hay referencias a la “feminidad histérica” y un lector insinúa que el feminismo “ha envenenado la mente a las mujeres y las ha predispuesto contra sus maridos”. No parece que hayan pasado el filtro de sus propias normas.

Sin embargo, parece que ha habido un filtro en las noticias relacionadas con la flotilla, donde no he encontrado los comentarios insultantes y totalmente xenófobos que sí hay en elpaís.es o en elmundo.es (un ejemplo: “no siento lástima por un pueblo árabe lleno de terroristas”).

¿Para qué sirve comentar? Por mucho que se quiera plantear como un indicador de participación, no éste el objetivo de las empresas de información, que hasta ahora utilizan la posibilidad de comentar para favorecer las visitas. Mostrar los comentarios como un elemento enriquecedor del debate es, por el momento, una mentira. El anonimato y la inmediatez característicos de los comentarios no son elementos que enriquezcan las opiniones.

Una pista de lo que puede ser de verdad participar puede darla 20minutos.es, donde los lectores pueden votar a favor o en contra de los comentarios, y así desplazar los menos votados o alertar de comentarios “fuera de tono”. Al menos esto evita la tentación de soltar, sin más, cualquier improperio, que por este sistema sería desplazado enseguida. Quien vaya a comentar dedicará unos segundos a reflexionar, intentará que su comentario merezca la pena para recibir votos.

De la paciencia habla también el artículo de Pere Vilanova, y es importante, por las consecuencias:

El problema actual no es el “pensamiento único” (de hecho, nunca lo hubo), sino la “sobrecarga de flujos de comunicación”, el exceso de un caudal que mezcla noticias, facebooks, youtubes, power points y otros gadgets, y el ciudadano tiene cada vez menos tiempo y paciencia para discriminar información de opinión, análisis de desahogos ideológicos, seleccionar opiniones sólidas sobre cosas que le preocupan o que le interesan (no es lo mismo). Con lo que al final puede tender a abdicar, y delegar la esfera de lo público en una clase a la que, por otra parte, concede una ínfima valoración, los “políticos”, que ni son todos iguales, ni al final son tan distintos de los ciudadanos que les han votado. En tiempos de aceleración de todo, resulta que lo más difícil es comprar tiempo.

Las herramientas para fomentar la participación en los medios ya existen, y permiten convertir esa “masa” de receptores en personas individuales con propuestas, opiniones: mirarlas cara a cara y tenerlas en cuenta como iguales, y no desde nuestra tribuna. Tenemos las herramientas pero, ¿queremos usarlas?

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 6 junio, 2010 12:11

    Público también tiene un sistema de votaciones para los comentarios. Echo en falta en el análisis las comparaciones con menéame.net porque esta web se basa en la interacción y en las votaciones y comentarios de los usuarios. Quizás dicha web estuvo de moda y ahora no tiene tantos seguidores, o los que tiene están muy sectorizados en un perfil determinado (se habla de que solo lo utilizan informáticos de izquierdas). Pero como laboratorio de lo que pueden ser las webs informativas el día de mañana, quizás si merezca un acercamiento por tu parte.
    Nada más. Sigue así!

  2. 6 junio, 2010 18:49

    meneame.net resulta interesante porque se basa en la interacción de los usuarios, como dices, pero me interesa darle vueltas a cómo los medios de comunicación pueden fomentar la participación de los lectores, que éstos enriquezcan los contenidos, generen debate, aporten ideas. efectivamente, la red es muy participativa y sin embargo los medios se quedan atrás en participación, a pesar de ser seguidos por muchas personas que seguro tienen muchas cosas interesantes que aportar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: