Skip to content

No se pide permiso para ser libre, ni para ejercer libremente el Periodismo

30 julio, 2010
tags: ,

Javier Darío Restrepo dedicó gran parte de su intervención este lunes en el foro de la Asociación de la Prensa de Madrid a explicar por qué no es lo mismo un código de ético que un código policial. Aunque parecía bastante obvio, dice este Maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (periodista, columnista, novelista, experto en ética) que la mayoría de consultas que recibe (dirige un consultorio ético en esta fundación), llevan de alguna forma implícita un duda práctica: periodistas y estudiantes de Periodismo le preguntan qué hacer en un caso concreto o qué no hacer, o a qué sanción puede uno enfrentarse si hace o no hace esto o lo otro.

Bueno, pues Restrepo habló de Ética Periodística, de ejercer la profesión con un sentido de “misión”, de la responsabilidad de hacerlo… Tenía que pasar, y pasó: alguien le preguntó cómo hacer llegar este mensaje a las empresas.

Y digo dos cosas:

Uno: ¿damos por hecho que los periodistas somos un supergremio, sudamos dignidad, todos somos buenos y que siempre viene alguien de fuera a corrompernos, especialmente un empresario?

Dos: ¿cuándo vamos a dejar de vernos como víctimas?

Me gustó la respuesta de Restrepo, que en el fondo es una pregunta: “Si vamos a esperar a que cambien las empresas para ser éticos veremos congelarse el infierno; uno para ser libre no pide permiso”. Es decir, ¿a qué esperamos? ¿A que los dueños de los medios se conviertan en defensores de la profesión?

Es curioso que sea necesario incidir en cosas tan obvias: Javier Darío también insistió en el peligro de un periodista que se pone en venta, que condiciona su trabajo por un anuncio. Y, sin embargo, hay que decirlo. En el ámbito en el que trabajo, es habitual que los anunciantes impongan la inclusión de contenidos disfrazados de información, algo especialmente grave cuando esos anunciantes son políticos. Otra trampa mortal -mortal para la profesión, lucrativa para quien la tiende- es la figura del “periodista comercial”. La misma persona que vende un anuncio realiza la información… Y deja automáticamente de ser periodista, a mi entender.

Surge la siguiente cuestión, planteada en el foro: ¿cómo garantizar la veracidad de la información? Entre los asistentes, un catedrático de derecho le preguntaba si es suficiente la ética. ¿No sería útil un código para poder garantizar esa veracidad? De algún modo, los manuales de estilo sirven de código, sin embargo, un código interno. Los medios, su veracidad, no están sometidos a ningún control más que el interno (así, si un tertuliano llama “guarra” a una representante de los ciudadanos, puede ocupar su silla al día siguiente sin ninguna consecuencia).

Surgieron más cuestiones, pero destaco dos, que quizá sean la misma. Entre los asuntos fundamentales a resolver sobre esta profesión “en crisis”, Restrepo ve una cuestión identitaria. ¿Quiénes somos? Y, sobre todo, ¿para qué hacemos esto?

Por otra parte, habló del reto que ha planteado la tecnología, que ha multiplicado la información, sus fuentes, sus soportes. Ante eso, dijo, tenemos que preguntarnos en qué no nos puede reemplazar la tecnología, y la respuesta es ésta: “en hacer entender”. Es decir, en saber seleccionar, interpretar: “Hace falta un periodismo que haga entender, porque al hacer entender creamos la materia prima de la decisión; y la libertad se consigue en base a esa decisión”.

Acabo: Restrepo, ya lo he dicho, habló de ejercer el Periodismo con sentido de “misión”, y a mí me chirrió un poco… Claro, él debe ser católico, ya que dirige en Colombia Vida Nueva, una revista “comprometida en la iglesia”, dice su logo. Yo no soy misionera (ni quiero serlo), pero a lo que dijo Restrepo… Amén.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 31 julio, 2010 11:53

    Un código ético de obligado cumplimiento para poder abrir un periódico o medio digital de información sería lo ideal. Pero entonces cerrarían la mayoría de los medios y periódicos.
    A lo mejor debería ser así!

  2. 31 julio, 2010 17:48

    en andalucía existe un consejo audiovisual, por qué no puede haber un órgano similar que vigile a los medios? hay miedo a que se conviertan en órganos de censura pero me parece bueno que haya una vigilancia para garantizar la calidad de la información.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: