Skip to content

Relaciones fotografía-redacción

25 septiembre, 2010

Esta semana escribe Olmo en su blog sobre las imágenes de recurso, y hay una crítica velada a una de las tres patas en el proceso de elaboración de un periódico, aquella en la que me incluyo: la redacción. Las discusiones entre fotografía, redacción y maquetación son habituales, repetidas (y, para mí, casi siempre divertidas, a no ser que se produzcan después de diez horas de trabajo y a punto de enviar a imprenta). Hoy os voy a hablar de una de las versiones de este triángulo amoroso: las relaciones entre fotografía y redacción. O mejor, entre fotógrafos y redactoras (y lo pongo así, masculino-femenino, por reflejar la situación mayoritaria en todos los periódicos que conozco). Empecemos por el principio: un fotógrafo casi siempre se queja. Ejemplo: viernes, 24 de septiembre, mando una previsión de fotografía para retratar a Sheila Alonso de la Parra, una tía que va a competir en boxeo después de solo nueve meses entrenando. Pregunta del fotógrafo: “¿hay que hacerla? Es que tengo que hacer nosequé bla bla bla”. Respuesta: “Sí, hay que hacerla”. Sin embargo, al axioma un fotógrafo casi siempre se queja, hay que añadir: un fotógrafo es muy fácil de motivar. Efectivamente, el fotógrafo en cuestión hizo los retratos, le pareció interesante, etcétera. Al fin y al cabo, hay algo que nos une, o nos debería unir, a fotógrafos y redactoras: nos encanta la calle (y al que lo le guste le recomiendo que se busque otro curro).

Vayamos a las imágenes de recurso. Ejemplo: estoy hablando de que el Ayuntamiento de Fuenlabrada va a poner en marcha un servicio de lo que sea a través de su web. La redactora le dice al fotógrafo: “¿me haces una foto de alguien mirando la web de Ayuntamiento de Fuenlabrada?”. Cualquiera de los tres fotógrafos de la redacción torcerá la cara, la redactora responderá, “es un momento” (yo añadiría, “joder, es tu trabajo”). Harán la foto. Dice Olmo en su blog: “pongo en duda que haya una imposibilidad manifiesta de obtener una fotografía del tema a tratar en el mundo real”. Pero: ¿merece la pena ir a Fuenlabrada y buscar un ciudadano fuenlabreño que utilice le servicio y nos invite a su casa? ¿Añade información? Ejem… Lo siento, pero no. Y esto me lleva a otro axioma de cualquier periódico: la culpa es de maquetación. ¿Por qué han puesto una caja de foto ahí? Desde luego, yo soy enemiga de los recursos y los evitaré siempre que pueda y maquetación me lo permita.

Hay un tercer reproche que cualquier fotógrafo ha hecho alguna vez a una redactora. Suelen poner un tonito irónico al preguntar: “pero, ¿y tú no vas a venir?”. Los fotógrafos, en general, se mosquean si no les acompañas. Ellos dirán que el tema sale mejor si vamos juntos. Por lo general, es verdad. Sin embargo, hay bastante de comodidad. Un fotógrafo que va con una redactora no necesita mirar un mapa, abrir la boca, pensar, nada. Simplemente va y dispara. Un fotógrafo que va solo tiene que esforzarse un poco más (y ahí agradezco a mis compañeros que muchas veces me han traído teléfonos o más información de la que yo les daba de un tema al que han ido solos). Sin embargo, ellos siempre considerarán estos trabajos como extras, olvidando que no son fotógrafos sino FOTOPERIODISTAS y que, si bien un fotógrafo hace un disparo, descarga, y ya tiene el trabajo hecho, cualquier redactora tendrá además que hacer llamadas, transcribir, escribir, corregir,  no sólo el tema sino todas las páginas a nuestro cargo (diez por cabeza y semana, en nuestro caso) por lo que, no, no podemos acompañarles en todas las salidas.

Con todo esto, no quiero decir que las relaciones fotografía-redacción sean malas. Hay una última afirmación aplicable en cualquier periódico: estas secciones siempre acabarán intimando. Lo que me lleva al último axioma: en todo periódico habrá al menos una redactora liada con un fotógrafo. Así de clásico y hetero.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 25 septiembre, 2010 12:42

    ¿Me ajustas un titular?
    La próxima vez que una redactora me pida un recurso de alguien mirando una pantalla de ordenador, me OCASO con ella. O eso, o me corto las venas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: