Skip to content

Cuatro propuestas para rescatar el Periodismo

19 junio, 2011

Supongo que es normal que a los periodistas nos guste hablar de Periodismo. Y escuchar. Este viernes asistí venciendo perezas y tentaciones piscineras al Laboratorio de Periodismo de la APM. Era la última sesión de unos encuentros que se han estado produciendo este curso, y que este viernes convocaba con el título ‘Propuestas para el rescate del Periodismo’.

Intento resumir algunas ideas y concretarlas en propuestas. No son propuestas de las que se hablara expresamente el viernes, sino que extraigo yo de lo que allí se habló. Y añado algunas quejas.

“La burbuja académica”. No sobran periodistas, falta calidad

Una de las ideas que se repitió fue la de un supuesto excedente de titulados en Periodismo debido, argumentaron algunos, a un exceso de facultades. Quien puso la idea de la “burbuja académica” sobre la mesa fue Bernardo Díaz Nosty, director del Departamento de Periodismo de la Universidad de Málaga. Luego le siguieron otros en mayor o menor grado de acuerdo, pero todos en esa línea. Y sin embargo, me pregunto: ¿Por qué es un problema que haya muchos periodistas? En una sociedad sana, democrática, libre, ¿no supone eso que haya más personas dispuestas a cuestionar las cosas, a preguntar, a saber, a querer hacer entender y querer hacer entender?

Poco se dijo de otro asunto del que también habló Díaz y que a mi entender tiene mucho más que ver con la crisis del Periodismo: el “chiringuito mediático”. La cuestión, para mí, es por qué existe ese “chiringuito mediático” si el los últimos años se ha diversificado el panorama con más medios, más formatos y más facilidades para acceder información y difundirla. ¿Por qué se han multiplicado los canales de televisión y no los contenidos? ¿Por qué hay más periódicos (digitales, gratuitos) y no más información? ¿Por qué se forman más periodistas sin que ello repercuta en la calidad de la información que está a nuestro alcance?

  • PRIMERA PROPUESTA: Crear mecanismos para acreditar la calidad de los medios. Fernando González Urbaneja, presidente de la APM, da algunas ideas en Cuadernos de Periodistas (número 22, página 70): “Los medios deberían pensar en algunos procedimientos para mejorar la reputación y la credibilidad […]. Entre esos procedimientos conocidos están los defensores del lector u oyente […]. También auditorías periódicas y públicas de errores y rectificaciones. Incluso alguna ISO sobre el uso de fuentes y datos. Los medios podrían trabajar con criterios de RSC -Responsabilidad Social Corporativa- aplicados a su trabajo y producto […]”. Las ideas, pues, están inventadas. En mi opinión, estos mecanismos deberían ser tanto internos como externos. Si cualquier periódico solicita una certificación de PGD o de OJD para demostrar su tirada, ¿no podría existir un sello de calidad que pudiera solicitarse a las asociaciones y los Colegios basado en estándares profesionales?

Independencia tecnológica: sin miedo a la red

Juanlu Sánchez (28 años, Periodismo Humano) y Enrique Meneses (fotoperiodista de 81) coincidieron en señalar la “independencia tecnológica” (así la llamó Sánchez) como una de las oportunidades en el panorama profesional. Sus intervenciones fueron para mí las más interesantes. Las de Juanlu las resumo, como hizo él, en cinco puntos:

1. Dejar de decir que este es un trabajo cualquiera: tenemos una responsabilidad social.

2. Recuperar el oficio y dejar fuera a quienes no tengan afán de servicio público.

3. Aprovechar la independencia tecnológica.

4. Buscar nuevos modelos y más conexión con los lectores.

5. Abrir el espectro, no informar todos sobre lo mismo.

Meneses añadía otra idea interesante y que tiene ue ver con esa “independencia tecnológica”: las redes han supuesto o pueden suponer el fin de los intermediarios. “Lo que antes hacía a través de mi agente ahora lo hago a través de mi Flickr”. Meneses fue muy crítico con los periodistas que aspiren a estar en nómina; para él, la relación laboral natural de periodista en la de freelance. De alguna forma, Meneses entiende que es el modo de hacer los reportajes que uno mismo se elige y evitar lo que llamó “el fordismo”, el periodismo en cadena.

  • SEGUNDA PROPUESTA: Nos quejamos de que las empresas son poco emprendedoras pero la dependencia tecnológica nos ha dado herramientas para conseguir, elaborar y difundir información. ¡Hay que utilizarlas! Bien es cierto que informar puede requerir una importante inversión, pero hay salidas, y tienen que pasar por una apuesta por modelos no lucrativos y gestionados por periodistas. Véase Periodismo Humano o, en EE UU, Pro Pública. Estos modelos pueden también funcionar en papel, como ha demostrado en España Diagonal.

¿Por qué lo digital primero? ¿Por qué los beneficios primero? La información primero

Varios de los ponentes mencionaron el caso de The Guardian la estrategia “lo digital primero”. Es un debate reciente y, a la vez, ya viejo. Mientras, las audiencias crecen y la ciudadanía busca informarse más y mejor. “Estamos en el mejor momento para la información y en el peor para el Periodismo”, decía Juanlu Sánchez. Algo así venía a decir también Guillermo Altares, de El País: “Cuando ocurre algo importante, mucha gente acude a los medios tradicionales”. Es decir, pese a la crisis de credibilidad, se acude a los medios cuando ocurre algo relevante (elecciones, Fukushima, 15-M… son acontecimientos que generan importantes picos de visitas a la web de El País, reconoce Altares).

  • TERCERA PROPUESTA: Ni lo digital primero ni el papel primero: la información primero. Porque es necesaria, porque es un servicio público, porque no hay democracia sin acceso a la información, sin elementos de juicio. En ese “la información primero”, veo necesario separar los tertulianos de los expertos, y los tertulianos de los periodistas (por cierto el viernes en la sala había alguna que otra persona aquejada del síndrome del tertuliano, hablar sin decir nada, no lo soporto).

“Los usuarios no sólo pueden respondernos, nos pueden adelantar”

Uno de los retos pendientes –creo yo- del Periodismo es el de cambiar su relación con su público. Lo dijo muy claro Félix Bahón, profesor de Periodismo Digital en la Universidad Carlos III: “Los usuarios no solo pueden respondernos, nos pueden adelantar”. Si antes el periodista era el sabio, la autoridad, el poder, ahora se enfrenta a una audiencia, que también conoce, transmite, escribe, publica.

  • Así, que, CUARTA PROPUESTA: Entender la relación periodista-lector como un continuum y buscar fórmulas entre el Periodismo Ciudadano y el Periodismo tradicional. Hay ejemplos: véase el ofrecimiento de The Guardian para investigar casos a petición de sus lectores, o las tradicionales secciones de denuncia propia de periódicos locales o regionales. Marisa Ciriza, de la Junta Directiva de la APM, puso un ejemplo que considero sintomático de esa relación desigual en la que el medio mira a su audiencia desde arriba o, como mucho, por encima del hombro: Desde la Comisión de Quejas de la APM, que recoge quejas sobre medios y se las traslada para pedir respuesta, la norma es que el medio ni siquiera se digne en contestar. Ni siquiera se dan por aludidos.

En el Laboratorio de habló apenas tangencialmente de otros dos factores que me parecen clave en el rescate del periodismo: el Periodismo de investigación y la especialización de los profesionales. Pero no me voy a enrollar más porque quiero que alguien me lea y se me está alargando el post. Quizá lleva una tertuliana dentro, y no pienso dejarla salir.

Sólo añado una queja. Uno de los ponentes se preguntaba por qué el Congreso debe debatir sobre los anuncios de prostitución en los medios. “En todo caso, deberían debatir sobre prostitución”, decía. Incluir o no anuncios de prostitución debe ser una decisión de cada medio, razonaba. Me sorprende bastante que en círculos académicos se haga este planteamiento. Me resulta obvio que hablar de anuncios de prostitución es hablar de prostitución. Se puede estar de acuerdo o no con el posicionamiento que implica llevar el asunto al Congreso (básicamente, considerar que tras estos anuncios se esconden numerosos caso de trata de personas), pero esa simplificación del asunto me parece fruto de una escasa reflexión. La FAPE, sin embargo, se ha posicionado a favor de la prohibición. Pero esto ya será otro post.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: