Skip to content

El tratamiento informativo del suicidio en medios escritos mexicanos

9 noviembre, 2011

“Se entierra un cebollero y se desangra frente a la familia” es un titular para informar sobre un suicidio. También son titulares publicados “Se suicida albañil porque no alcanza para la papa”, “Mesero se corta las venas con galletas de animalitos” o “¡¡Amores que matan!!”. Todos son titulares publicados en la sección La Tarde de El Dictamen, un diario de Veracruz. En total, en el primer semestre de este año he encontrado veinte informaciones sobre suicidios e intentos de suicidio.

No se escatima en detalles sobre la forma (“descubrió el cadáver colgando de un mecate”, “la señora tenía atada una cuerda de nylon al cuello y utilizó el baño para llevar a cabo este suicidio”, “lo vio colgado de una viga”, “agarró un cuchillo y se lo enterró hasta la mitad, recargando la cacha del arma en un fogón de madera que ocupan para cocinar”). Tampoco hay freno a la especulación sobre las causas (“debido al parecer a los malos tratos”, “se ahorca por decepción amorosa”).

Más ‘extremo’ aún es el tratamiento que se hace en la web La Policiaca, que tiene una sección titulada ‘suicidios’. Como El Dictamen, detalla el modo que elige la persona suicida y especula en las causas para narrar un hecho que nunca aparece contextualizado.

Aunque de manera más sobria, otros diarios mexicanos también informan sobre casos individuales de suicidio, algo que contraviene todas las normas que yo conocía.
El efecto imitación

El argumento esgrimido en contra de informar sobre sucidios es, principalmente, el supuesto efecto contagio o imitación. La web Clases de Periodismo enlazaba hace poco la guía ‘Prevención del suicidio, un instrumento para profesionales de los medios de comunicación’, elaborada por Suicide Prevention (SUPRE), la iniciativa mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la prevención del suicidio, que dice lo siguiente:

La mayoría de las personas que se plantean la idea del suicidio son ambivalentes. No están seguras de querer morir. Uno de los muchos factores que pueden llevar a una  persona vulnerable al suicidio es la publicidad sobre este tema en los medios de  comunicación. La forma como estos medios informan acerca de casos de suicidio puede influir en otros suicidios.

[…]

Una cobertura repetitiva y continua del suicidio tiende a inducir a y promover pensamientos suicidas, particularmente entre los adolescentes y los adultos  jóvenes.

La guía cita varios estudios que acreditan la existencia de este efecto contagio, algo que ha sido discutido también en torno al tratamiento del tratamiento de los casos de violencia de género sin que se puedan aportar pruebas de que informar aumente las agresiones en este contexto.

Pese a la advertencia de este efecto imitación y el acuerdo tácito que existe en los medios españoles para no informar sobre suicidios, hay excepciones. ¿En qué casos se informa sobre sucidios? El libro de estilo de El País dice lo siguiente: “Los suicidios deberán publicarse solamente cuando se trate de personas de relevancia o supongan un hecho social de interés general”.

Un reportaje que podrían encajar en ese “interés general” es éste que publica la mexicana Proceso en su número del 16 de octubre. En mi opinión, el reportaje de cinco páginas -en la edición digital sólo puede verse una entradilla- es de absoluto interés e indudable trascendencia. Se enmarca en un contexto -el de el combate al crimen organizado mediante fuerzas militares emprendido por el presidente Felipe Calderón-, se explica, invita a reflexionar, plantea una tesis que puede respaldar (la de una aumento de los suicidios en el Ejército desde el inicio de la “guerra” contra el narco).

El tratamiento es impecable: testimonios, fuentes expertas, contexto, denuncia social, documentación. Al fin y al cabo, Proceso es una de las mejores revistas mexicanas. Sin embargo…

Imágenes suicidas

El reportaje de Proceso incluye tres imágenes. Una es de un funeral de un soldado. Varios compañeros uniformados transportan un féretro. En las otras dos, se ve a dos soldados ahorcados. Ambos aparecen de frente, sin ningún tipo de filtro. La boca abierta, los ojos cerrados, los brazos inermes. Ambos rostros son perfectamente identificables.

El Dictamen y La Policiaca publican regularmente imágenes de este tipo, muchas de ellas del interior del domicilio donde ha ocurrido el suicidio, lo que lleva a pensar que son imágenes distrubuidas por los cuerpos y fuerzas de seguridad.

La guía de laOMS recomienda expresamente no publicar imágenes de suicidas ni notas de suicidio.

Qué hacer

El documento de la OMS (de doce páginas, breve y conciso) da estas claves para informar sobre suicidios:

Qué hacer:
Trabajar estrechamente con autoridades de la salud en la presentación delos hechos.
Referirse al suicidio como un hecho logrado, no uno exitoso.
Presentar sólo datos relevantes en las páginas interiores.
Resaltar las alternativas al suicidio.
Proporcionar información sobre líneas de ayuda y recursos comunitarios.
Publicitar indicadores de riesgo y señales de advertencia

Qué no hacer
No publicar fotografías o notas suicidas.
No informar detalles específicos del método usado.
No dar razones simplistas.
No glorificar ni sensacionalizar el suicidio.
No usar estereotipos religiosos o culturales.
No aportar culpas

Sobre manuales en América Latina, encontré algunas pautas en las respuestas que da Javier Darío Restrepo en su Consultorio Ético de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI):

Manual de Estilo y ética periodística de La Nación, Buenos Aires.
Es un hecho comprobado que el suicidio es contagioso. Si se necesitase alguna demostración basta recordar la epidemia que no hace mucho se produjo en una localidad de la provincia de Santa Fe. No se han de ocultar las noticias sobre suicidios, pero se evitará la difusión de detalles macabros, en la medida en que no sean necesarios para que la información tenga sentido, esté bien calibrada y quede completa.

Manual de Estilo y redacción de El Colombiano, Medellin, Colombia.
Las informaciones sobre suicidios se tramitarán con la máxima delicadeza para evitar daños a la fama de las personas, por consideración a la familia de la víctima y para evitar que el ejemplo cunda.

Manual de Redacción de El Deber, Santa Cruz da la Sierra, Bolivia.
En general, las noticias sobre suicidios consumados o frustrados deben limitarse a notas breves que solo contengan la información esencial. Hay que evitar toda especulación sobre las causas del suicidio o del intento de suicidio que, en la mayoría de los casos, son personalísimas y complejas. La nota, más bien, puede mencionar las opciones de asistencia profesional disponibles para quienes sufren de depresión o tienen tendencias suicidas. No olvidemos nuestro deber de dispensar el máximo respeto a la intimidad de los familiares y amigos del sujeto.

Notas

José Luis Rojas Torrijos a través de Linkedin me pasó algunos enlaces.

En el enlace de Clases de Periodismo, además de la guía de la OMS, está el documento ‘Media Guidelines for Reporting Suicide‘, dela Asociación Canadiense de Psiquiatría.

En el Consultorio de la FNPI hay otras preguntas y respuestas interesantes a dudas sobre el tratamiento del suicidio.

Voy aprendiendo y he puesto un titular llenito de palabras clave, o sea, un rollo. Mi titular inicial era: ¡¡Amores que matan!!” o qué no hacer al informar sobre un suicidio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: