Skip to content

Periodismo ciudadano y periodismo “normal”

30 abril, 2013

Hace poco me he visto en medio de un debate sobre la conveniencia de llamar o no “periodismo ciudadano” al periodismo ciudadano y, para mi sorpresa (yo, que todo lo dudo y lo pregunto), lo he visto bastante claro. Aquí, algunos argumentos:

1. El reciente artículo de ABC sobre supuestos “radicales que se infiltran en las protestas como fotógrafos” me ha dejado claro que hay un intento por desacreditar el periodismo ciudadano despojándolo de su nombre (el artículo habla de “fotógrafos pirata”). Al contrario que la prensa “normal”, las personas que ejercen el periodismo ciudadano son imprevisibles, están en todas partes, lo captan todo, no se van cuando han conseguido la foto del disturbio. Son incontrolables, porque no están organizados, ni tiene jefe, ni pertenecen a ninguna asociación. El periodismo ciudadano molesta.

2. El informe de Reporteros Sin Fronteras del año 2012 cuenta 47 periodistas ciudadanos, blogueros o internautas fallecidos en el ejercicio de informar. Es decir: quienes informan con poco más que un móvil en la mano y una cuenta en Bambuser, se la juegan, tal y como hace la prensa “normal” y los periodistas “normales”. El periodismo ciudadano se la juega.

3. Las y los periodistas ciudadanos “contribuyen a crear una mayor diversidad de criterios y opiniones, e incluso a proporcionar información sobre sus comunidades”. Además, pueden proporcionar una visión inmediata de lo que ocurre. Estas dos ideas, y algunas más, fueron defendidas por Frank La Rue, portavoz especial para la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión de la ONU. El periodismo ciudadano aporta.

4. He escuchado a varias personas hace unos días hablar de la “neutralidad” de la prensa “normal”. Quienes piensan así, se creen con el poder de ser invisibles, creen que no  intervienen en la escena. Esta postura, para mí, no solo es fantasiosa (el periodista elige unas palabras, de sitúa en un lugar, elige un encuadre… ¿es eso neutral?) sino que además se olvida de la denuncia. El periodismo ciudadano denuncia. ¿No es esa una de las funciones del periodismo?

Como molesta, se la juega, aporta y denuncia, creo que se merece ser llamado periodismo. Como está hecho por la ciudadanía, en la calle, gracias a las nuevas tecnologías… creo que podríamos añadir “ciudadano”, “de calle”, “digital”.

Entiendo la reticencia de los grandes medios (grandes medios que, por su parte copian las formas del periodismo ciudadano sumando tuiteros y streamers a sus coberturas) y me parece interesante el debate. Sin embargo, tras este debate he visto (me ha parecido ver) algún intento de deslegitimar lo que ya está legitimado. Sobre el nombre podemos seguir hablando, claro. Comparto unos párrafos del libro Periodismo ciudadano, evolución positiva de la comunicación.

La participación de los ciudadanos en el ámbito informativo y, sobre todo, en el periodístico ha recibido diferentes nombres dependiendo del momento y de los autores que han tratado de definir el fenómeno: periodismo público, periodismo democrático, de guerrilla, periodismo de calle, voluntario o periodismo 3.0. En estos últimos años, la nomenclatura que mejor define este fenómeno es periodismo ciudadano o participativo, el más extendido, el que profesionales y no profesionales entienden, y el que han expuesto y argumentado profesores como Dan Gillmor, al que muchos consideramos el padre del periodismo ciudadano, además de Jay Rosen o Howard Rheingold, entre otros.

Aunque debemos seguir abiertos al diálogo sobre la nomenclatura del fenómeno creemos que, después de todos estos años, es mejor debatir sobre qué cambios ha experimentado y qué aporta el fenómeno, en lugar de seguir insistiendo en una u otra terminología.

Yo no sé mucho. Solo soy una “periodista pequeña”, con carné de la FAPE y sin “chalequito”. Pero creo que estamos asistiendo a un intento de dividir(nos) y controlar(nos). A mi modo de ver, la misma frontera es difusa. Periodismo ciudadano y periodismo “normal”, y toda la amalgama que pueda haber en y entre ambos términos, tienen mucho que enseñarse y deben formar un frente común ante los ataques a la libertad de información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: