Skip to content

Violencia en cadena: sobre Televisión de Castilla-La Mancha y el carnicero de Cifuentes

16 noviembre, 2013

El lunes 11 de noviembre Televisión Castilla-La Mancha abría un informativo así:

Con una picadora como esta que están viendo en sus pantallas el carnicero de Cifuentes trituró las extremidades de su pareja después de descuartizarla. Hay novedades en la investigación. Hemos sabido que el asesino pudo llegar a vender esa carne triturada de su pareja a los cazadores de la zona como alimento para perros.

Tras unas imágenes con declaraciones de tres vecinas, la presentadora sigue:

Es la truculenta historia de este carnicero asesino del que cada vez se conocen más detalles y más espeluznantes aún. Van a conocer esos detalles y van a conocer también el material completo que utiliza un carnicero como el de Cifuentes.

Es la portada, los primeros segundos de un programa informativo que se emite de lunes a viernes a las 20:00 en esta cadena autonómica.

La pieza sobre el asesinato machista de una mujer en Cifuentes viene en el minuto 5:50. Es la tercera (han merecido el primer y segundo puesto un bebé atrapado en un coche y un hombre atrapado en un cajero, ambas historias sin daños personales más allá de un mal rato):

Presentadora: Tenemos novedades aun mas estremecedoras si cabe del carnicero de Cifuentes que mató y descuartizó a su pareja embarazada de más de siete meses. Se las contamos aquí, en el mirador de Castilla-La Mancha. La investigación sigue abierta y hemos conocido que el presunto asesino pudo vender los restos triturados de Carolina como comida para perros. Esta tarde hemos estado en una carnicería para conocer cómo son las máquinas picadoras de carne.

Pieza 1: Aquí fue donde el carnicero de Cifuentes descuartizó a su pareja con maquinaria especializada. Lo peor de todo es que posteriormente vendió los trozos de Carolina a los cazadores como comida para los perros, sin duda un episodio muy desagradable y que los vecinos no se acaban de creer. [Declaraciones de tres vecinas]. Además hemos conocido también que utilizó cemento para enterrar el tronco embarazado de su pareja. Hasta esta nave que tengo a mis espaldas llegó la Guardia Civil para desenterrar el tronco de Carolina. El presunto asesino impasible lo único que decía es que tenía que volver a la carnicería para trabajar. En Cifuentes, los vecinos están perplejos después de conocer estas noticias tan espeluznantes. [Declaraciones de vecinas]. Además, las amigas de Carolina están recaudando fondos para traer a su madre y darle la despedida que se merece.

Pieza 2: “Este grande, que es de hoja fina, es para partir filetes. Este grande, que es de hoja más gorda, es para partir chuletas y cosas de hueso duro.  Este es para deshuesar las terneras, los cerdos. Y este nada más que sirve para partir pechugas de pollo”. Estos son los cuchillos que más veces usa un carnicero en su día a día. Pero también utilizan máquinas como esta, por ejemplo cuando hay que cortar huesos para el cocido. O esta otra con la que se utilizan las piezas para preparar la carne picada. Algunas veces emplean un serrucho para cortar faldas de ternera. En resumen herramientas que utilizan para facilitar su trabajo y atender al cliente en el menor tiempo posible.

El informativo sigue con la noticia de un accidente de tráfico.

Para que esta pieza se emitiera ha tenido que ocurrir algo así:

  1. Una persona de la redacción tiene la idea y le parece bien.
  2. Esta idea se propone a una persona responsable de una sección y a esta también le parece bien.
  3. Si la redacción es de tamaño medio o grande, las personas al cargo de cada sección tendrán una reunión en las que decidir qué se va a dar en el informativo y con qué prioridad. A estas personas también les parece bien.
  4. Un equipo de al menos dos personas (cámara y redactor o redactora) se desplazan para hacer esta pieza. Otras dos personas que dicen: “bien”.
  5. Otro equipo al que también le parece todo bien (o quizá el mismo si la redacción es pequeña) edita la pieza.
  6. La presentadora revisa los temas del informativo y ve que debe locutar esta pieza. A la presentadora le parece bien también.

El comité de empresa del canal explica que el proceso fue el siguiente:

[…] Pilar Labrador, persona a quién se le “ocurrió la pieza”, o la actual editora de la tarde Almudena Collado, que la encargó a través de la coordinadora de Sociedad Marta Valdivieso, al amparo del Director de Informativos José Eduardo Medina […]

Es decir, cuatro responsables en diferentes puestos más las (al menos) dos personas que realizaron la pieza ignoraron o (peor) no percibieron ningún problema ético en utilizar primeros planos de carne, huesos y cuchillos de carnicero para informar sobre un asesinato.

Tampoco consideraron necesario consultar alguno de los códigos deontológicos que cualquier redacción debe tener a mano. En este relato no se habla de violencia de género ni se pone el caso en el contexto más amplio de la existencia de una violencia estructural contra las mujeres. Tampoco se facilitan número de ayuda, ni se acude a fuentes pertinentes y expertas, ni se incluye el tema en un bloque de noticias relevantes, pautas todas ellas presentes en cualquier código especializado en violencia de género (y pautas algunas de ellas presentes en cualquier código deontológico general).

El director de la cadena, Ignacio Villa, vino a confirmar que no se trata de una cadena de errores (como inocentemente pensé en un principio) sino de una forma de hacer las cosas. Esta pieza es resultado de un posicionamiento sobre cómo se quiere informar sobre la violencia de género: el tratamiento de este caso le parece “impecable” y la pieza de la carnicería sirve para “sensibilizar socialmente a los espectadores de la gravedad, trascendencia y brutalidad de lo ocurrido”.

Últimamente he defendido que estos códigos (a los que yo he acudido cuando me ha tocado informar sobre un asesinato machista) han perdido la utilidad que tuvieron. Que encorsetan el relato, que lo burocratizan, que lo hacen frío. Que contar una historia siguiendo unas normas exime a quien relata de hacer una reflexión más profunda.

Pero este caso, entre otros (de algunos ya he hablado en este blog: la entrevista de Susana Griso a un maltratador o el tratamiento del caso de El Salobral), me hace dudar de mi planteamiento, que partía de la asunción de que se habían dado algunos pasos en alguna buena dirección, como mantenía Pilar López Díez en esta entrevista.

Hoy vuelvo a trás y me hago otra vez las mismas preguntas. La absoluta falta de sensibilidad que demuestra la pieza de la carnicería es un indicador de algo que ha señalado hace poco un informe del Consejo Audiovisual Andaluz: la violencia de género importa menos a los medios. O no importa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: