Skip to content

“Las y los periodistas están haciendo memoria histórica constantemente”

29 marzo, 2014
Esta imagen, un dibujo realizado en sesiones de arteterapia realizadas con mujeres guatemaltecas víctimas del conflicto armado, muestra a los criminales cogidos de la mano. Mercedes Hernández habla de "fratrías violentas".

Esta imagen muestra a los criminales cogidos de la mano y con cuchillos ensangrentados, una representación muy clara del concepto de “fratría violenta” del que habla la investigadora Mercedes Hernádez. El dibujo es fruto de las sesiones de arteterapia que hacen mujeres guatemaltecas sobrevivientes del conflicto armado. La imagen está aquí gracias a Mónica Pinzón.

Los medios “sistemáticamente nos presentan la información” y son quienes “crean a las víctimas, a los culpables y al escenario”. Mercedes Hernández, investigadora y presidenta de la Asociación de Mujeres de Guatemala, compartió algunas ideas sobre el papel de los medios de comunicación en el relato de la violencia de género durante las jornadas ‘Feminicidio en Mesoamérica: crimen organizado, respuesta estatal e impunidad’ a las que he asistido hace poco.

“Si el conteo de los asesinatos por violencia machista se está haciendo en muchos casos a través de la información que aparece en los periódicos, se puede decir que estos periódicos están haciendo memoria histórica”, dice Hernández, que cree que “las y los periodistas están haciendo memoria histórica constantemente”.

“Cada vez que ustedes lanzan un tuit al aire, están contribuyendo a formar memoria histórica”, mantiene. Hernández cree que los medios (y quienes trabajan en ellos) tienen un papel fundamentel: y no se trata solo de contar.

Reconocer y transformar

Los medios tienen (o pueden tener), además, un papel crucial relacionado con dos principios fundamentales de la justicia: la verdad y la reparación. En el primer caso, relatar de forma pública puede contribuir al conocimiento de los hechos, claro. Pero también a su reconocimiento, dice la investigadora.

Además, Hernández (así como el resto de ponentes de las jornadas: Karla Micheel Salas, abogada del caso Campo Algodonero, Silvia Juárez, de la Organización Mujeres Salvadoreñas por la Paz) confía en el poder de una justicia transformadora, y no solo restitutiva. Un ejemplo: la sentencia del caso Campo Algodonero no solo trata de reparar los casos individuales denunciados, sino que también insta a tomar medidas para cambiar la situación que permite que en Ciudad Juárez se produzcan impunemente asesinatos de mujeres.

Duelo social: poblaciones que merecen ser lloradas

Por otra parte, la investigadora se pregunta (nos pregunta) qué papel tienen los medios de comunicación en la construcción del duelo social: “¿Por qué no tenemos capacidad de indignarnos de la misma manera frente a unos asesinatos u otros?”. Y pone un ejemplo: Mientras el duelo por el asesinato de 27 personas, la mayoría niños, en Connecticut hacía llorar a Barack Obama y daba la vuelta al mundo, el asesinato de 29 niños en una escuela Siria, pocos días antes, pasaba desapercibido.

Otra de las representaciones de la violencia que hacen las sobrevivientes del conflicto.

Otra de las representaciones de la violencia que hacen las sobrevivientes del conflicto en arteterapia. Cuando un perpetrador actúa solo, explican las investigadoras Mercedes Hernández y Rita Segato, lo hace sabiendo que tendrá el apoyo de la fratría. Es el lenguaje del feminicidio, no siempre explícito.

Para explicarlo recurre a Judith Butler: “La distribución diferencial de la posibilidad del duelo entre pueblos tiene implicaciones que atañen a cuándo y cómo sentimos disposiciones afectivas con consecuencias políticas como el horror, la culpabilidad, el sadismo justificado, la pérdida y la diferencia, y cuándo no podemos sentirlas en absoluto”.

En el caso de los feminicidios, Hernández llama la atención sobre el hecho de que se establecen “jerarquías” entre las asesinadas. Así, es fácil sentir empatía por la buena mujer la esposa fiel, la buena madre… pero no lo es tanto cuando las mujeres presentadas de forma pública como mujeres, mujeres fuera del rol asignado… lo que otorga de nuevo a los medios un papel fundamental en la construcción de marcos de realidad.

Sirven otra vez, las ideas de Butler: “Las formas de racismo instituidas y activas a nivel preceptivo tienden a producir versiones icónicas de poblaciones que merecen ser lloradas en gran medida y otra cuya pérdida no es tal y que se mantienen como merecedoras del dolor”.

Lenguaje esteganográfico

Por otra parte, me pareció interesante para el análisis la definición de Mercedes Hernández del feminicidio como un “lenguaje”. El feminicidio está diseñado para lanzar mensajes, un continuum de mensajes que no siempre son explícitos: “Se trata de un lenguaje que yo llamo esteganográfico porque no siempre se descifran de inmediato sus códigos y, en algunos casos, se oculta la existencia misma de esos mensajes”.

Sin embargo, explica, “pese a la aparente invisibilidad del código o de los verdaderos mensajes, se establece una comunicación que Rita Segato describe con la brillantez que la caracteriza: de manera horizontal (entre los miembros de la fratría) y vertical (a las víctimas, a quienes reafirma como tales”.

Otros apuntes

  • Un compañero del curso escribió para El Mundo este texto, un buen resumen de las jornadas. También Pikara contaba hace poco el “femigenocidio” que ha supuesto la historia reciente de Guatemala.
  • En varias ocasiones estuvo en la mesa de debate la limitación del concepto de violencia de género que ha calado en España tras la redacción de la Ley Integral, que reconoce como tal la violencia machista en la que existe un vínculo entre agresor y víctima. Este asunto, tarde o temprano, tendrá que salir a debate…
  • Tengo muchos otros apuntes… Los comparto con quien tenga interés.

La pregunta podría ser, entonces: ¿Se pueden contar las cosas de manera que produzcan unos determinados efectos? Alguien la hizo en voz alta durante una de las sesiones del taller Las Voces Salvajes al que estoy asistiendo. Y dio una respuesta: No. Yo opino otra cosa.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: