Skip to content

En Diagonal: Menores trans, invisibles y sin derechos

29 noviembre, 2014

Hacía tiempo que no sufría con un texto, y con esté sufrí. Me preocupó no dar todas las versiones posibles, no reflejar la complejidad de la transexualidad. Me preocupó utilizar algún término poco preciso y que resultase ofensivo para quienes me contaron sus historias. Me preocupó dar una versión biologicista, sesgada, simple, tonta. Al final me dejé llevar por lo que sentí más cerca: porque escuchando a las madres con las que hablé solo podía empatizar con ellas. Y creo que ya he dejado claro que no me interesa un periodismo distante.

Así empieza el texto:

“En el momento en que somos capaces de nombrarnos”, contesta la sexóloga Almudena Herranz cuando se le pregunta a qué edad puede una persona expresar su identidad sexual. Patrick lo hizo a los dos años. Eli a los tres. “Cuando pueden empezar a nombrarse hablan de sí mismos en el género que les resulta más afín a lo que sienten”, explica Herranz. “Algunos son muy directos y empiezan a decir que son niños o niñas aunque todo el mundo piense lo contrario”.

Dibujo de Inés

Los y las menores transexuales, niños o niñas cuya identidad sexual no coincide con el sexo asignado al nacer en función de sus genitales, no existen en la estadística. Pero “los niños hablan y, cuando lo hacen, tenemos que escucharlos”, explica Vio­leta Herrero, madre de Eli, vicepresidenta de Chrysallis Madrid y coordinadora del grupo de padres y madres de Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (Cogam). Su hija le dijo muy pronto que, pese a haber sido clasificada como niño al nacer, era una niña. En su familia empezó un proceso de transición. “Cuando empiezas a dejar que tu hija sea ella misma la oyes reír, ves que, en su caso, terminan los terrores nocturnos, no le dan rabietas, no la ves decaída… ves que es una niña mucho más feliz”.“Dejándoles que se expresen sabemos que mejora su estado de ánimo, y cualquier familia lo relata: empiezan a relacionarse de otra manera con la gente, a estar sonrientes”, explica Herranz.

El resto está en Diagonal, donde publicamos también las entrevistas a la sexóloga Almudena Herranz, a la psicóloga Cristina Garaizábal y a la psiquiatra Marina de la Hermosa.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: